La Misión Seedbomb implica utilizar un avión bombardero cargado de Cápsulas de Semillas. Básicamente el proyecto consiste en esparcir semillas sobre terrenos áridos donde la vegetación natural ha desaparecido debido a la actividad del hombre como la deforestación, que supone de desertización del terreno. Cada cápsula contiene un suelo artificial cultivado con semllas que son lanzadas desde el aire en regiones seleccionadas.

La cápsula que contiene el abono plantado es de plástico biodegradable. Primero sirve como un pequeño invernadero donde la semilla crece protegida. A la vez la cápsula comienza a degradarse sin contaminar el entorno hasta desaparecer por completo, dejando que el crecimiento del cultivo siga su curso natural.

bombas-plantar-semillas

TEMA RELACIONADO:

Bolas de arcilla de Masanobu Fukuoka

Anuncios

Teoría del color

octubre 30, 2008

Si bien en Lima no abundan arboles de estación como en otros Hemiferios todavia recuerdo al arból de higo que cuidaba la entrada de mi casa y sus constantes cambios de humor

Días más breves, noches más frías y un sol amplio son quizá el detonador para el cambio de coloración.

El otoño pasado en Nueva Inglaterra fue cálido y seco. Los fanáticos de los follajes aseguraron que la paleta otoñal era monótona. Su conclusión: el cambio climático está matando los colores del otoño. Los científicos no están tan seguros. Comparar la intensidad del color de un año al siguiente “es muy difícil”, opina el ecologista John O’Keefe de Harvard Forest, en Massachusetts. Incluso aún se debate qué es lo que motiva las variaciones de coloración. “Tenemos ideas nuevas, pero gran parte sigue siendo un misterio”, dice el botánico David Lee, de National Tropical Botanical Garden. El pronóstico para este año es un enigma. Algo es seguro: las condiciones atmosféricas siempre desempeñan un papel importante. Una sequía puede provocar que las hojas se vuelvan marrones y se desprendan temprano y los días nublados retrasar la creación de pigmento rojo.

VERDE: La sombra de la clorofila química permite a las hojas transformar el CO2 en azúcares. AMARILLO: Suele esconderse bajo el verde, y queda desenmascarado cuando la clorofila se descompone en las hojas viejas. ANARANJADO: Si los pigmentos rojos de reciente producción no son dominantes, se mezclan con el amarillo que acaba de revelarse. ROJO: ¿Por qué las hojas viejas gastan energía en producir este tono? Tal vez para repeler a los insectos ponedores de huevos, o para proteger los nutrientes del daño solar, de modo que el árbol pueda recuperarlos.