El uso de energías renovables, especialmente de energía solar y energía eólica es cada vez más frecuente en España. Por el momento este país cuenta con grandes plantas de energía solar y eólica que van permitiendo alcanzar una paulatina independencia de los combustibles tradicionales. A las grandes instalaciones, el gobierno español planea sumar ahora el uso de energías limpias también a pequeña escala.

Es por ello que el Centro de Desarrollo de Energías Renovables (CEDER) de Lubia, en la Provincia de Soria esta investigando y probando el funcionamiento de mini-molinos de viento para uso doméstico. El CEDER, dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación, trabaja desde el año 2006 en el estudio de mini-aerogeneradores y tras recibir un apoyo económico del gobierno de 4,5 millones de euros podrá construir para el año 2009 un  banco de ensayo de palas de mini-molinos . La planta será, según el investigador del CEDER, Luis Cano : “la mejor planta de ensayo del mundo en cuanto a número”.

La planta se construirá sobre un edificio, que será una especie de  laboratorio real, donde se colocarán los mini-molinos para estudiar los efectos que produce en la vivienda, tales como el ruido y las vibraciones, y mejorar los inconvenientes que se presenten. También estudiaran que  alturas y condiciones son las más adecuadas para la generación de esta energía mini-eólica. Las conclusiones que se extraigan del proyecto ayudarán a fomentar el uso de los mini-molinos y así hacer otro pequeño aporte al cambio por las energías limpias.  La generación de energía mini-eólica permitirá a los usuarios tener su propia energía, ahorrar en facturas eléctricas y contribuir al cuidado del medio ambiente.

El gobierno español busca seguir con este tipo de proyectos la línea trazada por otros países como como Gran Bretaña, Portugal, EE.UU y Holanda, donde los mini-molinos ya son parte del uso cotidiano.

Fuente: Heraldo de Soria

Anuncios

Un fenómeno aerodinámico conocido por sus poderes destructivos y llamado aeroelasticidad “flutter” ha inspirado a un ingeniero para desarrollar un nuevo tipo de dispositivo capaz de generar electricidad a partir del viento. Su creador, Shawn Frayne, se inspiró en el colapso sufrido por el Puente Tacoma, en Washington, en 1940 a causa del fuerte viento. Esta tecnología se aleja totalmente de las turbinas que han prevalecido en el último siglo para sacar energía del viento. Según su creador, la gran ventaja de este dispositivo es que es fácil y barato de fabricar.